Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2018

Terriblemente absurdo

Descubrí ese cristal inerte en mi sien
    refleja los latidos del tiempo inmerso en mí pero desgarradoras premoniciones de mi soliloquio dibuja su latido las venas se abren para recorrer el cenit
las pesadas horas se hacen piedra en las manos cansadas de la tarde y los ojos desvelados sobre la premisa del rencor a la melancolía se embarca de nuevo en un mar de ausencias la impaciencia infinita de ver el neón y confundirlo con estrellas
ya se desgarrará el futuro bañado de alcohol                                                      la huida de lo imprescindible y el medio de vulnerar los pasos recorridos
      Desbaratado en pedazos asincopados  el cristal reposa en el papel, tal cual tinta derramada

Me fui

Me fui para alejarme de mi
pero no conseguí olvidar tu recuerdo
salí por la puerta de en frente con la frente ya marchita
sacudí tu polvo de mi hombro, enterrado hasta el cuello

me fui para no volver
pero ansío el regreso
el rumor de calor en la piel
me fui, para no volver

no he regresado porque no sé
y el tiempo le ha quedado grande a mi fe
el miedo es más grande que el récodo

me fui para no volver
para no ver tus callejones vacíos
para no volver
para no ver el vértigo de la soledad

no he regresado porque no sé
ni he querido recordar el ayer
porque me fui, pero quiero volver...