¿Alguien nos tomó una foto?

¿Alguien dejó alguna huella de nuestro pasado?, ¿Será cierto que existe una imagen acongojada y reducida en una gaveta enmohecida?, pensando que quizás exista un pedazo de nuestras almas robado en algún momento olvidado por nuestras conciencias y que a cada hora se vuelva más y más amarillo, hasta que seamos sepia, decidí pensar en eso, en que quise olvidar que olvidé haber sido parte de un momento fulminante, como una estrella fugaz, que el cigarro de mi mano izquierda no me dejó disfrutar, que el vaso a medio vaciar me urgía más que la melancolía de mi futuro, fue más sencillo esperar a que nunca terminara todo ese pasado, lo veía tan presente, que nunca pensé que no sería mi futuro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

He sido

Adiós...hasta pronto

No existes