Entradas

Mostrando las entradas de 2010

anaqueles vacíos en nuestro presente

Nuevo Trazo

¿por qué la nostalgia de tiempos vacíos hace que reverbere tu recuerdo en los pasillos de mi mente? momentos banales, maquillados de traición, sabiduría infinita de conseguir lo que había perdido en otros ojos menos viciados, en carcajadas resonantes de brillos puros y saber que al encontrarme de nuevo conmigo la claridad divina sería el resplandor de un amor que no conocía barreras de cal, pasó y se fue le tiempo, pero se quedó conmigo la divina gracia de tus brazos abiertos esperando con un beso de confort y un regazo de piel suave y cada vez más cálido para entibiar mis sueños desperdigados en las noches de un pasado que refleja cansancio y sudor, cansancio de andar por esas calles sombrías deambulando sin el rumbo que dibujan tus piernas y que ahora sigo su trazo en el lienzo de mi vida, dibujando ya no espirales, si no una flecha hacia un futuro de sol y noches sagradas

The Grand Parade Of lifeless Packaging-Genesis

Imagen
When all this revolution is over, he sits down on a highly polished floor while his dizziness fades away. It is an empty modern hallway and the dreamdoll saleslady sits at the reception desk. Without prompting she goes into her rap: "This is the Grand Parade of Lifeless Packaging, those you are about to see are all in for servicing, except for a small quantity of our new product, in the second gallery. It is all the stock required to cover the existing arrangements of the enterprise. Different batches are distributed to area operators, and there are plenty of opportunities for the large investor. They stretch from the costly care-conditioned to the most reasonable mal-nutritioned. We find here that everyone's looks become them. Except for the low market mal-nutritioned, each is provided with a guarantee for a successful birth and trouble free infancy. There is however only a small amount of variable choice potential - not too far from the mean differential. You see, the roof …

Aquí...Ahora

Recordé palabras en un instante efímero, pasos de alcohol marcaban un camino antes recorrido y olvidé lo que mi mente divagaba, sin embargo ansiando el recuerdo, encontré el olvido, que irónico es el tiempo, sarcástico bufón de Dios, parece disfrutar con cada latido de lamentos, al fin pensé en escribir lo que mi corazón decía, no hablaba, no callaba nada, la melancolía parecía estática, los recuerdos de días pasados aparecían difusos, más allá en el tiempo que no volverá las carcajadas sonaban, un rostro del que nunca me olvidaré me saludaba, un poco confundido, quizás extrañado de coincidir en mi futuro,así han pasado las horas, inmerso en torres de cristal con aire de artificio pagando por días que no volverán, como un recluso injustamente sentenciado a vagar por los pasillos fríos de miradas inquisitorias que jamás entenderán lo que quieren decir sus sentimientos.

Cuando quiero buscarte no te encuentro

Te Vi

Ayer reconocí en tu mirada, los vestigios del tiempo, la voz recobró el tono vivo de las noches prohibidas que no saben los días que alguna vez existieron, así pasó la vida, así a un año de nuestra despedida aún curioseo los callejones de nuestra historia, busco sonámbulo las miradas perdidas y resiento los besos que nunca se dieron, aún en el palpitar de una sonrisa, en estrechar la mano de un tiempo que no veía luz, así tu forma de ser aún no se ha ido, un que habría pasado eterno y una mira más, perdida entre mis recuerdos, allá tu con tu vida resplandeciente acá yo con mi historia naciente, apartados por banales prejuicios y dispuestos quizás a un concilio secreto, después las palabras atoradas en la garganta no consiguen sanar el desperdicio de noches salvadas por las horas del reloj y por la duda maldita de no querer pasar la vida en una celda vacía contemplando fotos marchitas y con miedo a volver a vivir.

Allá y Entonces

Aquí y ahora las viejas cartas rotas sobre la mesa y un olor a sepia deambula por la habitación principal, sí, la misma del ventanal, allí en la alfombra descansan las horas de piedra que caían con nuestras carcajadas, son la huella indeleble de momentos estáticos y ahora llenos de ceniza, justo detrás de la colcha se encuentra nuestro primer beso, descansa bajo almohadas perdido entre nuestros deseos, desperdigados los sueños que escribimos en el sol, ausentes los nervios y las mentiras, se perdieron entre la rutina, que acumulada en la esquina aún sigue descomponiendo el paisaje de nuestras vidas, el sillón dónde comimos, el olor al perfume del vaticinio, las cartas vuelan de la mesa a la puerta, el umbral dónde nos despedimos, tratan de revivir nuestra historia de vida, así se destilan los días de sol y las noches de luna, pasan de nuevo por el ojal del tiempo, todo estático y en el mismo lugar que lo dejamos, ahí en nuestra pieza, las losas se quedan marchitas, mientras se cierra …

Mendigo del tiempo

largos años de sol manifiestan las grietas en mi piel, suaves venas expuestas al viento, víctimas de melancolías tan fuertes como su torrente ahora maltrecho, pasé días y viví noches, inhalé luna y exhalé sol, pasé el tiempo, manecillas húmedas de lágrimas de sal, aquí en la plusvalía del tiempo las noches no son tan largas, castigo inclemente por mis excesos pasados, las grietas del sol, las venas de sangre, el río de sal...aquí en las noches se dibuja el sol, existe el sueño, la rutina apabullante, el cansancio del corazón, brilla la vida pero no en esta celda, se ve a lo lejos, como si esas manecillas caminasen hacia atrás...hacia allá...vivo días y paso noches, altero la realidad pasada que movía mi vida, inhalo savia y exhalo rutina...pasa el tiempo y el tiempo no me regala más excesos...sólo espera la fecha tatuada en mi frente que anuncia la caducidad de mi existencia.

Se acabará

Se acaba el tiempo, mi tiempo de ceniza, víctima de malas horas y desencajadas avaricias, sabelotodo maldito, destino juegas sucio, aquí aparecen los ases bajo tus mangas, mi risa rota en la mitad del cielo amarillo de fotografías marchitas en las gavetas olvidadas por los creadores y sus manos jóvenes que nunca decidieron sacar al sol los recuerdos prematuros, así de insólito se reflejan las miradas en playas de lágrimas de cristal, en su fondo barcos de piedras anuncian los naufragios sombríos de cada etapa de mi estadía en este desierto de tierra y sal, cal amarga que quema la piel del tiempo, lo desvanece y añora cada vez más el agua prohibida de la razón y las noches de paz que le robaba su destino, se quedaba con madrugadas de humo y perfume dulce de frutas destrozadas en el suelo, como el malgasto de excesos desmedidos que ahora forman parte de un rompe cabeza podrido y que deja un olor a nostalgia no tan dulce como esperaba al caer esa noche, en el sofá, en las estrellas...

Algún día de aquellos

Pienso en las mañanas olvidadas, como una voz que grita al desespero en esas noches que la orilla de la cama nunca aparece, pienso en esas mañanas que no tienen una fecha marcada en el calendario simplemente por tan absurdas como una gota de lluvia más, esas mañanas que reflejaban el pasado el que es el presente anhelado de este futuro anacrónico e impreciso, un futuro que se resquebraja como arcilla al sol, sus grietas desdibujan ese pasado lo destrozan y abandonan al frío de una memoria que no los olvida pero no le da tiempo de recordarlo, es injusto para esos días, es como esa melancolía que nunca llegó en el momento justo y que poco a poco ahora se cuela entre los sueños de día y la rutina maldita de nuevos momentos redundantes en los pasillos del sol y de esta ciudad que se hace cada vez más vieja y desaturada,con colores vivos muertos, sigo pensando en esas mañanas, en esos rayos de sol y esa madrugada, el humo exhalado por mis pulmones...el sabor amargo de las despedidas, el ol…

Biografía

Nací una tarde plomiza de junio, reberveraba el sonido del viento en las paredes de un cuarto mustio que respiraba vicios pasados, allí luego de saltar al charco de la calle mis pies empezaron a echar raices en una ciudad que nunca ha estado conforme con mi estadía en sus callejones, luego fue pasando el tiempo y como un árbol estático decidí dar sombra a esa ciudad que mostraba signos de asco cada vez que el viento soplaba por mis hojas y emitía el silvido profundo que hace aparecer a las melancolías más fuertes, así pasan los minutos y veo lentamente caer una a una mis hojas marchitas, como la plusvalía del tiempo revienta mis raíces, veo resquebrajar el pavimento que sostiene mi copa, así pasan los días hasta ahora, aún..sin querer...me quedo aquí...mientras esta ciudad escupe en mis raíces por romper el pavimento vacío de su fachada cosmopolita que esconde un pequeño pueblo harto de calor y de mentes cerradas que bajan las santamarías a próximos triunfos del futuro.

Días porvenir

Quizás tus dedos sean los que entrelacen mis memorias futuras, son tal vez tus manos diminutas las que impriman esos recuerdos que dejaran mi esencia en este aire, tendrás que verte al espejo, reflexionar ante los problemas que te regalaré y sin querer me odiarás por no saber comprenderte, espera, el tiempo te enseñará como lo hizo conmigo, tus ojos develarán las horas de mi vejez, tus pasos serán mi huella y tus anhelos mi condena, serán tus éxitos los divinos trofeos de calma, las caminatas y los celos que infundirán en mi tantas almas, tu camino será la estela de nuestro legado, seremos dos en uno y uno en dos, hoy tan lejos, mañana, lágrimas amargas por alguna partida que nos dolerá, tanto a ti como a mí, quizás derramaremos palabras juntos y buscaremos una solución a nuestro desespero, jugaremos por los caminos de nuestros destinos, juntos, no solos, serás el alma que levante mis manos, que arranque mis desmayos y la luz que alumbrará mi soledad acompañada, una espiral de ilusion…

Hacen falta los buenos tiempos

Hoy me hacen falta más que nunca esos días en que podíamos ver esa luna sobre nuestras cabezas, una ciudad idílica, la noche eterna que nos prestaba sus horas para ver nuestras caras, hoy cuando el corazón está repleto de lluvia, una mano que pasara otro trago es tan vital, las risas que ya ni recuerdo y las voces que escuche tanto tiempo en mi memoria, hoy reverberan los ecos de su adiós, los llantos eternos que marcaron mi estadía en estas calles, los cigarros amargos de una buena melancolía y los amores ajenos que quedaron estampados en nuestros recuerdos, esos por los que tanto hablábamos y decíamos que no era para tanto, una mentira que me costó la libertad, un asfalto que aspiraba nuestras suelas y las falsas sombras de la noche nos daban protección a nuestros miedos, una buena charla filosófica, una nueva razón para esperar esa noche, noche de actitudes, de ser los primeros a esas fiestas que nunca nos invitaron y que supimos disfrutar como nunca, hoy se añejan aún más esos vie…

In my Life (the beatles)

Imagen
There are places I remember
All my life though some have changed
Some forever not for better
Some have gone and some remain
All these places had their moments
With lovers and friends I still can recall
Some are dead and some are living
In my life I've loved them all

But of all these friends and lovers
There is no one compares with you
And these memories lose their meaning
When I think of love as something new
Though I know I'll never lose affection
For people and things that went before
I know I'll often stop and think about them
In my life I love you more

Though I know I'll never lose affection
For people and things that went before
I know I'll often stop and think about them
In my life I love you more
In my life I love you more

Olvidándome

Pensar ahora es lo que invade mis días, derramar palabras al aire y sin sonido parecen ser mi nueva rutina, pensando por pensar, pensé que antes existías, no en mi, ni yo en ti, remonté mis años a esos que tanto dolían, de desvelos nocturnos, cuando el cielo se mostraba aún más profundo, y sin querer me tropecé con una pregunta que se afinca en mi melancolía, le imprime más nostalgia a estos días, ¿Dónde estabas mientras dormía?, te encontrabas en este espacio, quizás frecuentamos los mismos lugares de sol abrumante, pasamos desprevenidos al día en que nos conoceríamos, ¿dónde estabas cuando decidí no escuchar a mi razón?, quizás disfrutando de una buena canción, saboreando un beso prohibido, es posible que nunca nos hayamos visto, ni siquiera sabíamos que existíamos, ¿dónde estabas cuando decidí no llorar por ese sentimiento?, cortando un corazón, hablando tan cerca con alguien tan lejos, riendo en tu cama por ese beso, tejiendo fantasías en tu cerebro, no sabíamos que algún día nos …

La plusvalía del tiempo

Ayer recordé que una esencia puede ser la antesala de mi nostalgia, me sumergí en el pensamiento de que somos la plusvalía del tiempo, todo ese excedente de recuerdos y sentimientos ajenos a él, los va depositando en nuestra línea de vida, dejándolo caer lentamente en nuestra memoria para que formen nuestros recuerdos, como una maleta de bagaje sin etiquetar caminamos a su lado, somos usados, y nos deja todo eso que debemos recordar y que a él le excede en su pasar, destila horas que vamos guardando en nuestro corazón, ese excedente forma nuestros días, da vida a nuestra melancolía, ayer recordé que esa esencia desata a mis pensamientos y hoy no puedo dejar de pensar que somos la plusvalía de su arduo caminar.

Falsa musa

No sabía que la melancolía se pudiese mezclar con el arrepentimiento, con las ganas de reparar las heridas de una mañana fría, de la vida eterna en las noches de una soledad agobiante, fueron recurrentes las palabras que derramaste en las páginas de luz que alguna vez ojeé, esas que me regalaste como sellando una mentira que pareció tan cierta, como para lavarte el paladar de sabores amargos mezclados con el alcohol, buscabas remojar tu imagen en lágrimas sin sal, en un corazón que manipulaste sin maldad, desligándote, buscando impunidad en ojos que no te importan, te desvelaste lo suficiente para limpiar tus días o más bien tus madrugadas marchitas, buscaste risas y excusas, una soledad protagonista, culpándola, apilando otra estaca en la playa de tu vida, otra huella desvanecida por la marea de tu indecisión, buscando una excusa en el tiempo y el tiempo solo se rió de ti y te entregó un destino vacilante y una reputación de musa anacrónica que vende sus servicios en las noches grise…

Testigos casuales de una soledad monótona

Tibias luces se reflejaban en la neblina asfixiante de bocanadas de humo, palabras, sonido del viento de artificio, pesadez en las miradas, frases inventadas que traicionaban al corazón, punzantes filos destellaban en ellas, fue ahí en esa luz incómoda, la espera, el reloj, el latido del corazón anunciaba una premonición de tragedia falsa, no querías… otras almas lo esperaban, ansiosas de saborear esa mentira, esa falsa sensación de noches robadas hace tantos años, ahí estabas, imprecisa, impuntual, sin miedo a lo que esa noche te regalara, más ansiosa que apenada, el veneno rodaba por tu garganta, espeso, calentaba tus deseos, cada calada de humo invitaba a la resurrección de ese sentimiento. Y ahí estaba, frío, seco, como un puñal que se enterraba en tu pecho, minutos, el reloj, la noche repentina invadía tus pensamientos, ¿fue ahí?, no, todavía la sangre no se mezclaba con el alcohol lo suficiente para animar las ansias, humo, caricias furtivas, miradas estáticas, el reloj, espera.…

Noche

Y si me derrumbo cada vez que tu esencia hace presencia en mi sacristía, la soledad abrumadora de tu soliloquio, la faceta triste de tu mirada, es veneno en mis venas, es alcohol santo de las noches prohibidas en esta estadía, solía soñar con tu mirada, al hacer presencia, mis palabras atiborradas en la garganta, verborrea cerebral en mi consciencia, noche de lujuria, noche de presagios en vano, nunca serás mía, nunca estarás en mi estadía, ¿por qué sigo buscándote?, ¿por qué debo desvelarme si no estás en mi vida?, loco ansío por una mirada furtiva, un desliz de tu inconsciencia, quizás una quimera de tus venas, ¿para qué busco perdido tus labios?, una reverberación inútil de mis noches promiscuas, no cesan, no dan paso a la ilusión venidera, aunque no lo sepas, soy cautivo de tu indiferencia.

Impreciso

Aquí de nuevo a la deriva entre carcajadas rotas y lágrimas de cristal, he decidido que mi paisaje natural es el desconsuelo abismal, la desgracia temprana, como la brisa tumba al nido, así he decidido ser hoy, una ráfaga de maldiciones, una venganza de la conciencia, he pasado de ser un anhelo a convertirme en consuelo de la noche, de la sal, de la lluvia perpetua en mi lodazal, en el solar del tiempo, en la esquina del olvido, soy yo quien destruye ilusiones y corta corazones, soy yo quien decide esperar la noche y borrar los días, soy quien soy en soledad tardía, anticipada por tantas lágrimas de corazones vacíos, aquí soy desconsuelo de ojos profundos, me he convertido en algún deseo prohibido, para más nadie, sólo el mío... he querido ser cuando no soy, ni he tenido la oportunidad de ser lo que siempre he sido, sólo estar en el efímero día de la venganza, en la luna roja de las promesas incumplidas, soy yo quien ahoga las palabras, el que mata los suspiros y quien ahoga los ensue…

He sido

He sido un sueño imposible tatuado en las pupilas cotidianas del tiempo, una palabra, un vapor, y no lo he aprovechado, he sido verbos, he sido adjetivos, pero no soy más que un nombre silbado al viento, he pasado de ser un amigo a un idilio prohibido, me he aprovechado de lo que he sido en ciertos momentos, en otros no he querido saberlo, pero por ahí se dice que también he sido el sueño de princesas de turno, he querido ser tantas cosas, pero ninguna ha salido como he querido, he vivido en la memoria, en la espuma de las olas, he vivido en una carta, en el color sepia de fotos olvidadas, aunque no lo sepa he sido un desamor, he sido el beso prohibido de alguna que otra, he sido la tortura, el alivio y la desesperanza de ninguna, he sido lágrimas, risas y sentimientos encontrados, he sido víctima, y no ha quedado testigo de haber sido algo que nunca he sido, he sido una mentira, una coartada, una salida….pero nunca la mía, también fui una caricia, una velada desesperada para aplacar…

Tengo el presentimiento que no nos volveremos a ver

Hoy decidí preguntarle a mi pasado ¿qué hacía?, el me dijo regocijándose en alcohol, que la noche le regalaba sorpresas y que aún era muy joven para saber su destino, le repliqué que guardaba sus sueños en un cajón y que mi vigilia la reservaba para su futuro, le expliqué que era mi presente, sorprendido soltó el trago y mostro disgusto en sus ojos, saboreó la última gota de alcohol en su boca y volteó el rostro, como si no quisiera dar respuesta, hastiado de mi ser, tomó dos tragos cortos de su vaso amarillento, el mismo que saboreé alguna vez, y pude sentir el licor quemar mi garganta, suave deslizándose por mi cuerpo, le comenté que ya no era él, y me dijo ofuscado, ¿qué tiene de malo ser tu?, sorprendido por su respuesta bajé la mirada y comí mis uñas, asqueado me criticó por haberlo ahuyentado, con cinismo se burló de mis esfuerzos por subsistir, entre carcajadas ajenas pidió tiempo, resolvió escucharme, le pedí que me mostrara las caras con las que disfrutaba, sonriéndose me d…

¿Alguien nos tomó una foto?

¿Alguien dejó alguna huella de nuestro pasado?, ¿Será cierto que existe una imagen acongojada y reducida en una gaveta enmohecida?, pensando que quizás exista un pedazo de nuestras almas robado en algún momento olvidado por nuestras conciencias y que a cada hora se vuelva más y más amarillo, hasta que seamos sepia, decidí pensar en eso, en que quise olvidar que olvidé haber sido parte de un momento fulminante, como una estrella fugaz, que el cigarro de mi mano izquierda no me dejó disfrutar, que el vaso a medio vaciar me urgía más que la melancolía de mi futuro, fue más sencillo esperar a que nunca terminara todo ese pasado, lo veía tan presente, que nunca pensé que no sería mi futuro.

Esta noche recordé donde reía

Un lugar en ruinas encierra risas, desamores y llantos, tardíos como la luna de agosto, hastío infinito del corazón oscuro, allí entre esas ruinas y raíces marchitas reposan los baños de luna que saqueaban al día, las horas anheladas, las risas furtivas, las cenizas marchitas, en un lugar que ha perdido sabor y color, donde los vasos llenos no son más que desechos anacrónicos de una realidad difusa, allí descansan mis días, las penas, las risas, las caras, las almas, se disfraza la realidad atemporal con esos fantasmas dibujados en las paredes enmohecidas, aquí donde veo y respiro esos días, la luna ya no refleja las ansias, se olvidaba el trajín del sol, se reconciliaban el alcohol y las carcajadas, en esas piedras bañadas de sal, las que ahora pueblan la realidad pasada, dónde tantas veces dijimos verdades falsas, no son más que una nube de conciencias marchitas, un refugio de almas perdidas, allí en esas ruinas mustias , donde el cielo ya no vislumbra los sueños joviales de un pasa…