Fracasos del tiempo

Ahora a las horas de la noche les toca borrar tus besos dejados en mi piel, el roce de las manos clandestinas en mi cabello y tus labios derritiéndose en la antesala de los besos, borrar todo, escondidos como las estrellas se esconden cuando el alba las ahuyenta, y nosotros, mientras la noche dura,somos nosotros, desperdigados sentimientos de culpa, vemos las pupilas lejanas de nuestros días, yo preferí esconderlo, tu has alentado mi secreto, descubrí tu piel, descubriste mis labios, ese incesante latido de minutos prohibidos, deliciosa venganza del tiempo perdido, anhelo tus ojos tanto como anhelas mis labios, sin embargo, minutos malditos de roca caen y las horas clandestinas anuncian que la velada es finita, imposible devolverle pasos al camino sin un pesar en la memoria y el rencor al tiempo, plusvalía monótona derramada en mi espalda, imposible devolver sonrisas al destino, incierto como es preferimos dejar nuestros sueños secándose al sol mientras esperamos que nuestro desvelo sea suficiente para encontrarnos amarrados en nuevos besos clandestinos de miel y sal, por las calles de una ciudad marchita que esconde nuestro affaire como testigo mudo de los fracasos del tiempo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Occidente

He sido

Adiós...hasta pronto