Excusa

Se me olvidó apagar la luz, al salir de mi habitación, al despellejar mi vida antigua de esas paredes ahora enmohecidas, hace tanto tiempo que despegué la carne, que desollé la sal, y aún pensando en ese portal, el de madera que nunca quise dejar, hoy tengo el presentimiento de haber olvidado el foco incandescente de ese lugar ambivalente, era rojo, amarillo, era azul o ¿cambiaba con el frío?, lo irreal es que está encendido, olvidé apagar la luz, ya sabía yo que no debía volar, no debía cambiar la piel de mar...por esta costra de cal, una horrible masa de pétalos de agua salada, ¿será que nadie se entera que incandescente su fulgor ha de cesar?, debí fijarme mejor, fue el complicado proceso de muda de piel, eso de tomar lo más banal y como precaución arrojarlo al solar, que se tueste y no más, se me olvidó accionar le interruptor, allá está inerte, burlándose de mi, encendido e incandescente, sabiendo que no es algo trivial pero tampoco tan importante como lo fue escapar, pero allí está brillando y en mi pensamiento equivocado, la seguridad de haberlo apagado...olvidé apagar la luz, devolver pasos al nómada recorrido sólo por cerciorarme de extinguir este sonido, la brillante excusa de un foco encendido para regresar por mi piel perdida, a ese encierro de cuatros paredes y un portal, siempre abierto seduciendo mis ganas de escapar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Occidente

He sido

Adiós...hasta pronto