Olvidándome

Pensar ahora es lo que invade mis días, derramar palabras al aire y sin sonido parecen ser mi nueva rutina, pensando por pensar, pensé que antes existías, no en mi, ni yo en ti, remonté mis años a esos que tanto dolían, de desvelos nocturnos, cuando el cielo se mostraba aún más profundo, y sin querer me tropecé con una pregunta que se afinca en mi melancolía, le imprime más nostalgia a estos días, ¿Dónde estabas mientras dormía?, te encontrabas en este espacio, quizás frecuentamos los mismos lugares de sol abrumante, pasamos desprevenidos al día en que nos conoceríamos, ¿dónde estabas cuando decidí no escuchar a mi razón?, quizás disfrutando de una buena canción, saboreando un beso prohibido, es posible que nunca nos hayamos visto, ni siquiera sabíamos que existíamos, ¿dónde estabas cuando decidí no llorar por ese sentimiento?, cortando un corazón, hablando tan cerca con alguien tan lejos, riendo en tu cama por ese beso, tejiendo fantasías en tu cerebro, no sabíamos que algún día nos permitiríamos hablar, contarnos cosas solo por escuchar, ¿dónde estabas mientras mis fantasías se develaban ante mis ojos?, quizás comiendo, descubriendo un viejo libro, o bailando para deleite de las estrellas, nunca estuvimos consientes que para alguno podríamos significar algo, no nos vimos, ¿dónde estabas mientras caminaba por las calles de mi vida, sólo y con compañía?, llorando por un amor perdido, decidiendo donde entrar, te arrebataban un beso, yo estaba solo y creo que tu también, seguro caminábamos por las mismas calles dos horas después, ¿dónde estabas cuando volví a reír?, entendiendo que eso no era para ti, discutiendo por algún desamor, escribiendo un nuevo destino, estábamos aquí, tan cerca y tan lejos, éramos dos extraños que no sabíamos que en algún momento chocaríamos y que luego no te entendería, que compartiríamos estos días, alejados, que dejaríamos una firma indeleble en nuestra historia y un adiós amargo para uno y para ti sería una solución, ¿donde estas ahora? que tanto ansío poder tocarte, que tan poco tiempo me regalaste, hoy que estas en mis pensamientos, aquí escribiéndote, deseándote y tu olvidándome....


“Yo estaba pensando, tu, contando las gotas de olvido que derramabas en tu memoria, la remembranza del pasado dibujó imágenes absurdas en mi cabeza, recordé y me pregunté si mientras estaba viéndola a los ojos tú estabas bailando el ritmo que te alejaba cada vez más de mí”

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Occidente

SOÑÉ CON BOGOTÁ

He sido